martes, 22 de abril de 2014

PEREGRINOS POR LOS “CAMINOS DE LA MÍSTICA”
Comunidad de Carmelitas de Medina
Con cierta expectación ACASSE-VA participó en la novena edición  de la marcha “Por los Caminos de la Mística” invitados por la Asociación Jacobea de Ávila y el ayuntamiento de  Gotarrendura, localidad abulense  muy relacionada con la vida de la Santa. Reconocemos que mereció la pena y nos congratula la buena organización y la alta participación de los miembros de ACASSE-VA y de otras asociaciones.
Más de medio centenar de peregrinos de nuestra asociación se reunían en el Monasterio de las Madres Carmelitas de Medina del Campo, segunda fundación carmelitana de Santa Teresa, para cumplir con uno de los objetivos marcados cual era la lectura, como reflexión, de algún texto teresiano. Tras una breve y emotiva recepción por parte de la comunidad, encabezada por las madres trasladadas desde el Carmelo tordesillano hace unos años, se dio lectura al poema “Vivo sin vivir en mi” seguido con atención por los que desearon permanecer en la iglesia. Desde allí y siguiendo el recorrido del Camino del Sureste por las calles de Medina, en esta ocasión en dirección opuesta, caminaron hasta la ermita de San Roque y ante su pórtico se repitió una nueva lectura. En este punto se toma el autobús que les trasladó hasta Tiñosillos (Ávila) done se realiza el avituallamiento. Mientras se espera la llegada de los caminantes que habían salido desde Arévalo, los dulzaineros “Aires de la Moraña” animaron la estancia y posteriormente el recorrido por el callejero del  pueblo, lo mismo que hicieron al paso por El Bohodón, Villanueva de Gómez, Hernansancho y Gotarrendura.
Se inicia el recorrido peatonal en la plaza de las Campanas, junto a la parroquial de Ntra. Sra. del Rosario, y cual fiesta popular, con los bordones en alto y al ritmo que marca la charanga se pasean por el pueblo hasta las afueras donde se toma una pista de tierra perfectamente cuidada y un tanto blanda debido a las lluvias de los días precedentes. Al fondo se dibuja la silueta de la iglesia del Bohodón con una esbelta espadaña. En la plaza del ayuntamiento se da lectura a un poema de César Vallejo poniendo voz la Presidenta de ACASSE-VA.
A doscientos metros de la salida del Bohodón se deja un crucero muy sencillo a la vera del camino y se continúa por una larga recta entre sembrados de cereales en su pleno apogeo de verdor hasta llegar a Villanueva de Gómez. Con una velocidad endiablada se recorren los tres kilómetros y medio que restan hasta la localidad de Hernansancho. Junto al atrio de la iglesia de San Martín Obispo se reflexiona en base a textos de los escritores André Frossard y Carmen Laforet. Concluido el acto, la charanga se soltó con una jota popular, que algunos de los andarines bailaron con el arte propio de las gentes de esta tierra meseteña.
Gotarrendura se encuentra a escasos cinco kilómetros, distancia que se recorre con todos muy agrupados. La buena camaradería es patente entre los peregrinos que continúan disfrutando de un día tan excelente para caminar. La hora prevista para arribar a la localidad abulense se había marcado a las dos de la tarde y se cumplió con creces. Con el alcalde de Gotarrendura a la cabeza, que venía caminando con el grupo de Arévalo (30 km), se presentaron a la hora señalada en la plaza de Santa Teresa de Jesús, donde se encuentra su coqueto ayuntamiento, entre los aplausos de los caminantes procedentes de Ávila y Fontiveros que lo habían hecho con anterioridad. Desde esta plaza y a primeras horas de la mañana habían salido un centenar de ciclistas pertenecientes al Club Ciclista de Alba de Tormes para recorrer los 82 kilómetros que separan ambas localidades teresianas.

Los breves discursos de los representantes de las diferentes asociaciones y del corregidor loando la iniciativa y agradeciendo la masiva participación (unas trescientas personas contabilizando los ciclistas) se pasó a degustar unas “patatas revolconas” aderezadas con primor por los vecinos y que supieron a “gloria” para reponerse de la caminata. A media tarde y tras visitar el “Palomar de Santa Teresa” se dio por finalizada esta jornada jacobea “por los caminos de la mística”.

Y una sorpresa. Antes de tomar el autobús de regreso, Celia, una de las pequeñas peregrinas que cumplía 6 años, obsequió con tarta de chucherías que deleitó el paladar de los acompañantes. Felicidades.




video

sábado, 19 de abril de 2014

LOS "TIRABOLEIROS" COMPOSTELANOS
¿Quién, habiendo llegado a Santiago y tras asistir a la Eucaristía en la catedral, no ha contemplado con cierta admiración el vaivén del botafumeiro? Y si ha sido así ¿quién no se ha quedado boquiabierto viendo a un hombrecillo “abrazándose” al enorme incensario para detenerle con total precisión?
Ese hombrecillo era Armando Raposo, fallecido hace unos días a los 83 años y quien durante las últimas cuatro décadas  fue jefe del grupo de los ocho tiraboleiros que se encargan de tirar de las cuerdas que hacen subir y moverse como un péndulo el gran incensario de la iglesia compostelana. Comenzó a trabajar en la catedral para la apertura de la Puerta Santa. En el templo compostelano hizo prácticamente de todo hasta que entró, en 1950, a formar parte del equipo de tiraboleiros. Posteriormente, desde 1964 hasta hace un par de año, fue el encargado de dirigir el movimiento del botafumeiro. "Es muy importante tanto la fuerza como la coordinación de los tiradores", decía a menudo Armando, a quien le gustaba comparar su trabajo con el de "un capitán que tiene que dirigir a sus soldados para que todos caminen en la misma dirección".
Botafumeiro y tiraboleiro son dos nombres inseparables. Aunque algunos han visto en el origen de la palabra “tiraboleiro” una alusión a los nudos de las cuerdas de las que tiran los encargados de mover el botafumeiro, otros sostienen que “es una palabra degradada que viene del latín turibulum magnum, que significa gran incensario”.
Los tiraboleiros, que desempeñan además otras tareas en la sacristía o en el museo catedralicio, tienen edades comprendidas entre los 25 y los 60 años, y la mayoría son veteranos en estas lides. El responsable de la “maniobra aérea” conoce todos los pormenores de un rito único en el mundo. El botafumeiro pesa 60 kilos, por lo que exige a los tiraboleiros un gran esfuerzo y coordinación.


Para ponerlo en movimiento se necesitan a los ocho hombres que lo traen de la biblioteca cargado de incienso y carbón. Tras atarlo a la maroma que pende frente al altar mayor con tres gruesos nudos, lo bombean tirando con fuerza y precisión cuando se halla en el punto más bajo de su recorrido. De esta forma el botafumeiro alcanza en sólo minuto y medio una velocidad de 68 kilómetros por hora y llega a formar un ángulo de 82 grados sobre la vertical, describiendo un arco de 65 metros de amplitud a lo largo del transepto. Son en total entre 17 y 20 ciclos de vaivén que dejan en los espectadores un recuerdo para toda la vida. La cuerda que lo suspende es en la actualidad de material sintético, mide 65 metros, tiene 5 cm de diámetro y pesa 90 kg. Anteriormente las cuerdas se hacían de cáñamo o de esparto.
Para más información en los siguientes enlaces:
http://www.larazon.es/detalle_hemeroteca/noticias/LA_RAZON_340673/8862-los-senores-del-incienso#.U1Jljfl_vDU
http://mas.laopinioncoruna.es/suplementos/2010/03/28/tiraboleiros/
video


XIII JORNADA DE SENDERISMO EN FERMOSELLE 
La marcha correspondiente al mes de abril, como en años anteriores, tiene su destino el pueblo zamorano de Fermoselle donde se participará en XIII Jornada de Senderismo e Intercambio Cultural de Folklore organizada por la Asociación de Tamborileros Juan de la Encina de la localidad. Se desarrollará el domingo, día 27. En el cartel adjunto se recogen horarios y actividades. No obstante informamos desde ACASSE-VA de los siguientes aspectos:

Itinerario
1.- La cuota establecida es de 12 € a ingresar en la cuenta de CAJA RURAL nº 3085 / 0048 / 30 / 1402189417  e incluye (chupito de licor café y pastas a la salida, obsequio-recuerdo de la marcha, agua y naranja para el avituallamiento, comida en los restaurantes de Fermoselle con el mismo menú en todos).
2.- En el autocar se recogerán los resguardos bancarios para canjearlos por los tikes del restaurante. 
3.- La distancia a caminar será entre 10-12 km con bajada hacia el río Tormes y subida posterior a Fermoselle (en torno a tres horas de duración).
4.- El recorrido será por caminos y zonas de senderos con exuberante frondosidad en esta época primaveral.
5.- Antes de comer hay tiempo libre.
6.- La comida será en el hostal Marqués de la Liseda con sobremesa animada de música tradicional.
7.- A media tarde, y en la plaza mayor, disfrutaremos de una muestra de folclore.
8.- Al coste de los 12 € que cobra la organización, hay que sumar el importe del autobús que se paga a escote entre todos.
9.-Conviene llevar vestimenta con el distintivo de la Asociación.
10.- La salida de Medina del Campo con el bus de Pescador será a las 7,10 h. en la plaza de los Galgos  y de Tordesillas a las 7,30 h. desde  la estación de autobuses.
11.- El inicio de la marcha está prevista a las 9,45 h. junto a la piscina.
12.- Pueden participar personas que no pertenezcan a ACASSE-VA teniendo prioridad los socios de la misma.



miércoles, 16 de abril de 2014

ACASSE-VA, POR LOS ARRIBES DEL DUERO
Uno de nuestros socios  ha decidido endulzar su inscripción para la marcha de Fermoselle aplicando su vena lírica a la solicitud. Como nos ha encantado su originalidad y su maestría en el oficio poético, aquí va el poema, por si sirve de ejemplo. Se lo agradecemos de antemano y abrimos la experiencia...¿y por qué no la edición de un poemario jacobeo? Aquí está el reto.

"Vivo sin vivir en mí
y caminar esta vez quiero
por los Arribes del Duero

Mi cuota, ya la he pagado
justo en la Caja Rural,
y el viaje, al ser llevado
por camino vecinal,
camino largo y pesado
de la “Villa del Tratado”
al lado de Portugal
Tranquilo ya pues, espero
de haber quedado apuntado
que caminar esta vez quiero
por los Arribes del Duero.


El  río Tormes


Como siempre a la salida
bajo el “Aguila Imperial”
chupito, pastas, bebida,
y con agua mineral
para iniciar la partida
con un caminar ligero
hasta empezar la subida
que caminar esta vez quiero
por los Arribes del Duero

Ay, ¡que larga esta subida!
¡que duros estos repechos!
estos tramos, estos trechos
con vegetación tupida
mas, no me agobia la vida
que caminar esta vez quiero
por los Arribes del Duero

Una vez llegado arriba
habrá que ir a reparar
Acondicionando el sendero
la poca fuerza que queda
al “Marqués de la Liseda”

sin mucho tiempo tardar.
Allí será la comida,
¡mas!, ¡que comida tan amarga!
si no hay marisco y jamón
habrá que ir al “Pulijón”
a ver quien allí se encarga
con un criterio certero
de dar una solución,
que caminar esta vez quiero
por los Arribes del Duero

Y ya pues, llena la panza
Cascada de la Escalá
Iremos a disfrutar,
de la música y la danza
a la plaza del lugar
para luego regresar
a los puntos de partida
y a Fermoselle expresar
nuestro afecto más sincero
y que el año venidero
si no hay nada que lo impida
caminar otra vez quiero
por los Arribes del Duero."
LLUVIA FINA PARA EL CAMINO
Rafael Monje
Leemos en el diario La Opinión de Zamora una reflexión de Rafael Monje que por su realismo la incorporamos a nuestro blog. Creemos que pone el dedo en la llaga con su acertada opinión que nos debería llevar a una meditación profunda sobre lo que ocurre y/o puede ocurrir en un futuro con los Caminos de Santiago por Castilla y León si no se toma alguna medida que varíe el rumbo de la situación estática en la que nos hemos acomodado. Aquí va el texto íntegro:
“Para quienes el Camino es sinónimo de encuentro, de espiritualidad, de sosiego, de fe y de solidaridad, resulta un tanto desalentador comprobar cómo la llamada Calle Mayor de Europa ha perdido un cierto esplendor a su paso por Castilla y León. Sin duda, la situación de crisis de estos últimos años ha afectado a la intensidad promocional de la Ruta Jacobea y la eclosión de actividades de antaño, más intensas si cabe en coincidencia con los años santos, el último en 2010. Pero el siguiente no toca hasta el 2021, lo que bien podría influir en una especie de indolencia que no deberíamos permitirnos en una comunidad que cuenta con 375 kilómetros del recorrido, justo la mitad.
Los datos son reveladores. El pasado año llegaron hasta Santiago de Compostela alrededor de 220.000 peregrinos, de los que solo algo más de 40.000 lo hicieron atravesando Castilla y León. Una cifra que es el reflejo de una apatía incompresible al tratarse, junto a las Edades del Hombre, de una verdadera marca de atracción cultural y turística. No se trata de comparar el entusiasmo de otros territorios, más obvio en el caso de Galicia, pero sí de aprovechar las oportunidades que cada mes, cada año, ofrece el Camino a su paso por una región tan deslumbrante como esta por su riqueza paisajística, arquitectónica, cultural y gastronómica.
Por ello, se hace preciso revitalizar el Camino desde el punto de vista institucional y social, aunando esfuerzos e iniciativas que vuelvan a espolear las conciencias sobre uno de nuestros espacios patrimoniales más internacionales. No hay que esperar a 2021, ni mucho menos. Y si es por pretextos o efemérides, este año se conmemora el octavo centenario de la peregrinación de san Francisco de Asís y a mediados de octubre se celebrará en Burgos el mayor congreso del asociacionismo sobre la Ruta Jacobea.
Como ocurre con casi todas las cosas en la vida, el Camino requiere de esa lluvia fina que es la continua promoción, el respaldo de las administraciones y el amparo a los profesionales. No solo es cuestión de presupuesto, sino de ideas y de coraje por lo que merece la pena.”
http://www.laopiniondezamora.es/opinion/2014/04/16/lluvia-fina-camino/754833.html

martes, 15 de abril de 2014

CERTIFICADO DE DISTANCIA
Desde el mes de marzo los peregrinos que lleguen a Santiago tienen la posibilidad de hacerse con un nuevo documento jacobeo. Se trata del denominado CERTIFICADO DE DISTANCIA.
Es la Oficina del Peregrino de la Catedral de Santiago quien extiende este certificado juntamente, pero por separado, a la Compostela y su coste es de 3 €.
Imagen ofrecida por la Oficina del Peregrino
Estas son sus características: está impreso en papel pergamino, tiene un mayor tamaño que la Compostela y en él aparecen el día y el punto de inicio de la peregrinación, los kilómetros totales realizados, la ruta seguida y el día de la llegada.
Nos parece una buena idea disponer de los datos más relevantes de la peregrinación recogidos en un único documento.

Los beneficios de la venta de este nuevo certificado servirá para que desde la catedral de Santiago se pueda atender a los peregrinos que se acercan a la Oficina.